lunes, 3 de julio de 2017

Encienda una luz... en la oscuridad

FERNANDO F. CANCELA

Sandy, es una estudiante jovencita de 17 años que padece una enfermedad en sus ojos que se llama Queratocono. Sus córneas, la parte más transparente de la cara anterior del ojo, están más adelgazadas de lo normal y tienden a la deformación hacia adelante como si se tratara de una conjuntivitis. Literalmente Queratocono significa una córnea en forma de cono.

La enfermedad de Sandy no es hereditaria ni nada por el estilo, es más, se desconoce la causa que la produce y es tan rara que solo la presenta una de cada 2 mil pacientes; el problema es que aparte de padecer una visión muy borrosa y distorsionada clásica del astigmatismo, también presenta un prurito exacerbado que se agrava al rascarse, por lo que tiene que aplicar colirios de manera permanente en ambos ojos. 

En pocas palabras, es una enfermedad progresiva que la pudiera dejar en el menor de los casos como débil visual y en el peor de los casos, en la más completa ceguera si no es tratada a tiempo.

En ese sentido, si tuviera que definir rápidamente a Sandy, yo diría que es un ejemplo de vida. Sandy acaba de salir de la preparatoria con muy buen promedio a pesar de que desde hace aproximadamente 6 meses a la fecha, la enfermedad ha venido causando estragos en su vida; tan es así que en los últimos meses que estuvo en el turno vespertino de la Constitución de 1917, se tenía que apoyar en sus compañeros para poder bajar correctamente los escalones de dicha institución.

Aun así, Sandy salió de la prepa y presentó su examen de ingreso a la Universidad Veracruzana y quedó en la Facultad de Enfermería a pesar de tener un curioso método de estudio. Ella se reunía con sus compañeros y mientras ellos leían, ella por osmosis iba captando lo que escuchaba para poder así, presentar sus exámenes, por otra parte, sus hermanos le gravaban audios de sus materias para estudiar pues ya no alcanza a leer las letras de los libros; para poder presentar sus exámenes, tuvo que solicitar a sus maestros que agrandaran la letra de los mismos o de plano, que le pusieran exámenes orales. 

Con todo y lo anterior, Sandy no se da por vencida pues el examen para enfermería, lo presentó también para la UNAM., por si no quedaba en la UV., había la posibilidad para la UNAM.

Sandy se dirigió con nosotros a nuestras oficinas de Angelitos Felices A.C., para solicitar nuestra ayuda y cuando este servidor le preguntó que porque no estudiaba medicina, ella solo se limitó a decir que enfermería era su verdadera vocación, que ella había nacido para servir a los enfermos, que ella siente mucho amor por el prójimo y quiere ayudar a los demás.

Explicarle mi apreciado lector (a), que al principio fue tratada con lentes de contacto en virtud de que tiene 8 dioptrías en el ojo derecho y 9 en el ojo izquierdo; pero es tanta la deformación que sus corneas se tornan puntiagudas y los lentes ya no le funcionan, es decir que si Sandy tuviera que usar lentes normales, serían como los clásicos “fondo de botella”, que tampoco le servirían por que el problema avanza cada día más.

A Sandy le practicaron un Cross-Linking que es una micro cirugía cuya técnica consiste en instalar un colirio de Riboflavina sobre la córnea y posteriormente se aplica una radiación UVA; en ese sentido, el siguiente paso para Sandy son los anillos corniales, sin embargo, son caros y tienen un tiempo de vida de aproximadamente 5 años; por lo que ella necesita algo más definitivo como lo es, el trasplante de corneas que tiene un valor aproximado de entre 60 y 70 mil pesos en la lista de espera del Hospital de la Ceguera en la Ciudad de México.

Sandy tiene sueños como cualquier jovencita; su sueño anhelado es poderse graduar como enfermera; ella se ve en un gran hospital tratando y ayudando a mucha gente, pero sobre todo, se observa viendo correctamente a los demás y leyendo perfectamente sus libros, sin embargo, sus sueños se han visto frustrados, pues su familia está pasando por problemas económicos muy severos; Sandy no es hija única, ella es la más chica de 4 hermanos y todos están estudiando, dos de ellos en Matemáticas y Publicidad en la UNAM, su mamá la señora Virginia Santiago Luna, quien es madre soltera y la proveedora de todo, es comerciante y vendedora de cosméticos.

Por lo que para lograr sus sueños Sandy necesita de su invaluable ayuda con un donativo para sus corneas. Sandy vive en Cerezo 18 de la colonia Bosques de las Lomas en la Reserva Territorial; por el tecnológico de Xalapa. El número de cuenta a nombre de su mamá Virginia Santiago Luna es: 21061310057475

Comentarle que en unos días más, estaremos iniciando un boteo para ayudar a Sandy, quien será la madrina de la 11ava. Edición de la Carrera Atlética 5K “Angelitos Felices”, misma que se llevará a cabo a las 9:00 horas del Domingo 30 de Julio en el paseo Los Lagos; con salida y meta en la Casa del Lago. Muchas gracias por lo que pueda hacer por Sandy… Encienda una luz, en la oscuridad.

Correo Electrónico: dere.cancela@gmail.com
Facebook: Fernando Fabricio Cancela Márquez.

1 comentario:

Maryhel A.MADRID dijo...

MUY BUEN EJEMPLO DE VIDA ,LE ENVIO A ESTA GUERERA UN FUERTE ABRAZO Y MI ADMIRACION ENORME PARA ELLA.LA CUENTA DE QUE BANCO ES NO LO DICEN? SALUDOS