lunes, 15 de agosto de 2016

Fidel, el bueno

Página Tres
Inocencio Valdés Vázquez

Toda una leyenda a nivel internacional, quien fuera por muchos años el presidente cubano y ha sobrevivido a más de 634 intentos de asesinato, Fidel Castro Rus, llegó a su cumpleaños  número 90, todavía con una mente lúcida, con mucha cuerda antiimperialista y ganas para seguir dando lecciones en Cuba y otras naciones revolucionarias de la región y el mundo.

Al legendario Fidel, lo conocí hace años ,el 4 de diciembre de 1989, cuando vino a Tuxpam, especialmente a Santiago de la Peña , donde dio un mensaje de alrededor de dos horas, como ha sido su estilo.Allí estuvieron su gran amigo Fernando Gutiérrez Barrios(Qepd), en ese entonces Secretario de Gobernación y el gobernador Dante Delgado…

Y es que desde ese lugar tuxpeño, años atrás, a bordo del Granma partió Fidel con un grupo compatriotas para iniciar el 26 de julio de 1953  la Revolución Cubana, que derrotó al dictador Fulgencio Batista, manipulado por el imperio gringo.

En las reflexiones por su aniversario 90, Fidel Castro destaca que nació en un territorio llamado Birán, en la región oriental de Cuba. Con ese nombre se le conoce, aunque nunca haya aparecido en un mapa.

Dado su buen comportamiento,explica, era conocido por amigos cercanos y, desde luego, por una plaza de representantes políticos e inspectores que se veían en torno a cualquier actividad comercial o productiva propias de los países neocolonizados del mundo.

En una ocasión acompañé---dice en el texto publicado en todos los medios cubanos y de otras naciones-- a mi padre a Pinares de Mayarí. “Yo tenía entonces ocho o nueve años. ¡Cómo le gustaba conversar cuando salía de la casa de Birán! Allí era el dueño de las tierras donde se plantaba caña, pastos y otros cultivos de la agricultura. Pero en los Pinares de Mayarí no era dueño, sino arrendatario, como muchos españoles, que fueron dueños de un continente en virtud de los derechos concedidos por una Bula Papal, de cuya existencia no conocía ninguno de los pueblos y seres humanos de este continente”

Los conocimientos, destaca,  trasmitidos eran ya en gran parte tesoros de la humanidad. Los medios técnicos modernos han permitido escrutar el universo. Grandes potencias como China y Rusia no pueden ser sometidas a las amenazas de imponerles el empleo de las armas nucleares.

Finalmente, escribe que “son pueblos de gran valor e inteligencia. Considero que le faltó altura al discurso del Presidente de Estados Unidos cuando visitó Japón, y le faltaron palabras para excusarse por la matanza de cientos de miles de personas en Hiroshima, a pesar de que conocía los efectos de la bomba. Fue igualmente criminal el ataque a Nagasaki, ciudad que los dueños de la vida escogieron al azar. Es por eso que hay que martillar sobre la necesidad de preservar la paz, y que ninguna potencia se tome el derecho de matar a millones de seres humanos”.

Ese es Fidel, el bueno.

David Velasco


El diputado local David Velasco Chedraui exhortó a los tres niveles de gobierno para que en coordinación con los legisladores, empresarios y sociedad civil realicen acciones que contribuyan a impulsar políticas públicas  en favor de aquellas familias que están excluidas de los beneficios del desarrollo y las oportunidades de empleo.

Dijo que de acuerdo con una encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 21 por ciento de los jóvenes tardó entre seis meses y un año en encontrar su primer empleo y el mismo porcentaje más de un año.

El presidente de la Comisión Permanente de Ciencia y Tecnología del Congreso local  lamentó que la entidad carezca de una oferta laboral importante, por lo que reiteró que las instancias gubernamentales deben coadyuvar con el sector empresarial en la implementación de fuentes laborales con sueldos competitivos.

Subrayó que de acuerdo con el INEGI uno de los problemas que enfrenta la juventud al momento de buscar trabajo es la falta de experiencia laboral, pues entre los jóvenes desocupados de 15 a 29 años, que significa el 19.6 por ciento, no cuenta con experiencia.

En corto

El senador veracruzano Héctor Yunes Landa, se reunió este fin de semana con miembros del Sindicato Nacional “Unidad y Progreso” (SNUP), que preside Pascual Lagunes Ochoa, quien a su vez es el secretario general de los trabajadores de la empresa Tubos de Acero de México (TAMSA).Yunes Landa estuvo también acompañado en ese evento realizado en un salón del fraccionamiento Floresta, por el secretario general de la delegación 22 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), de la zona norte de la entidad, Oswaldo Burgos Flores……Este jueves 18 se realizará la  sesión foránea del Congreso local en la Fortaleza de San Carlos, en el municipio de Perote, hasta donde se trasladarán los  diputados de todas las fracciones para realizar los trabajos correspondiente en ese lugar….

Visita:www.elmatutinovirtual.com

E.Mail:valdes1mx@hotmail.com    valdes1mx@yahoo.com.mx

domingo, 14 de agosto de 2016

Polìticas públicas para periodistas ¿Si o no?

Miradas de Reportero
Por Rogelio Hernández López *

Cómo dijera un clásico, dos fantasmas recorren las platicas privadas de periodistas de tiempo completo en México: la precarización acelerada de quienes son empleados, free lance o microempresarios y la tendencia creciente en varias entidades de la república de solicitar fondos y políticas públicas para apoyar a los más debiles. Es en serio.
Dos casos que vienen
El 4 de agosto, se realizó un encuentro insólito en instalaciones del gobierno de la CDMX. Patricia Mercado y Juan José García Ochoa, secretaria y subsecretario de Gobierno recibieron a 19 reporteros, pero no era conferencia de prensa. La reunión, fue para que los informadores plantearan preocupaciones sobre su profesión y lo que esperan de la ley de protección para defensores de derechos humanos y periodistas, cuya aplicación está varada por una controversia de la CNDH. Estaban dos diputados locales como invitados.
El miércoles 10 de agosto en la Biblioteca del Poder Legislativo del Estado de México se realizó un foro público, también un tanto extraño porque era de consulta sobre la iniciativa de ley para proteger periodistas. Al frente estuvieron los diputados Raymundo Guzmán (PAN), Aquiles Cortés (PANAL), los periodistas Andrés Solís, Edmundo Cancino y Luis Eduardo Knapp, del Programa de Protección y Defensa de la organización Artículo 19.
En ambos casos saltó el tema de la utilización de recursos públicos para periodistas, más allá de crear mecanismos de protección ante riesgos.
En la CDMX un acuerdo fue crear una mesa de platicas entre el gobierno con periodistas para elaborar políticas públicas para quienes carezcan de recursos para salud, vivienda propia, capacitación continua. Tendrían también apoyo por desempleo y jurídico ante conflictos laborales o profesionales. Esto aplicaría preferentemente a empleados maltratados laboralmente, independientes o pequeños empresarios. La discusión aquí apenas comienza.
En Toluca las conclusiones formales fueron trabajar más en la definición del periodista para no limitar el derecho a la libertad de expresión de quienes no informen profesionalmente, pero a la vez acercarse mejor a los perfiles académicos de esta profesión; reconocer que ésta sea una actividad del interés público y que por tanto debe ser protegida, auspiciada y tutelada.
Y tutelar al periodista fue aquí el tema de fondo en otro debate que se armó en los pasillos, dentro y fuera del foro. Ese tema lo estimula, desde 2010, un sector de periodistas toluqueños. Ellos refieren como necesidad ingente la creación de un fideicomiso que atienda necesidades sociales (salud, educación, vivienda, etcétera). Otro sector se resiste aduciendo pautas éticas.
Los foros por la ley de protección proseguirán en el Estado de México, igual que la mesa entre periodistas y gobierno en la CDMX y con ellos el tema de cómo institucionalizar y transparentar el uso de los recursos públicos para ciertos sectores de periodistas.
Hay antecedentes
De las leyes con relación al periodismo aprobadas por congresos locales tres se conocen como de “Fomento” porque pretenden ayudar y transparentar los “apoyos” sobre todo a reporteras y reporteros. En su origen parecieron bien intencionadas.
Por ejemplo la Ley Núm. 463, para el Bienestar Integral de los Periodistas del Estado de Guerrero, publicada en 2002 y reformada en 2013. Cuenta con un fondo de 7 millones de pesos para 2015, repartible entre agremiados de organizaciones registradas y periodistas en lo individual. Pero, cada año aparecen más organizaciones en la entidad (en 2015 se registraron 44) y también son más recurrentes las quejas de que se beneficia a quienes no son periodistas. 
Otro caso similar de “Fomento” es la  Ley para el Desarrollo y Protección Social de los Periodistas del Estado de Baja California, que entró en vigor antes de la guerrerense. Cuando fue reformada el 13 de Septiembre de 2013, organizaciones serias de periodistas demandaron que ya no se aplicara por fomentar la corrupción y porque su definición de periodista estimuló a que se anotaran como beneficiarios a funcionarios públicos en áreas oficiales de difusión.
La tercera de ese tipo se aprobó en 2012. Se llama Ley para el Desarrollo y Protección de los Periodistas del Estado de Morelos. Tiene casi los mismos contenidos e intenciones que las de Guerrero y Baja California. No ha sido promulgada por varias razones: periodistas jóvenes se oponen a que sea otra “ley del chayo”, porque “fomenta dependencia” y porque, dicen con razón, se necesita otro tipo de ley. La causa fundamental es que el gobierno de Graco Ramírez hizo cuentas y no le alcanzarían los recursos para conceder prestaciones sociales “que corresponden a las empresas donde trabajan los periodistas”, dicen que dijo.
¿Blasfemia?
Pareciera blasfémico razonar publicamente sobre el uso de los recursos públicos en el periodismo más allá del gasto publicitario. Son pocas personas las que, con seriedad exponen detalles de otros usos, menos legales y morales, del dinero publico y privado; recursos que se utilizan también para tener buenas relaciones con reporteros, directivos o dueños de medios no incómodos para el poder, aparte son los dineros que no se documentan.
Hablar de eso, que sí ocurre en la mayoría aplastante de municipios, estados y en la federación, parece prohibitivo en un país como este, donde los políticos y demasiados civiles usan un discurso formal para lo público y otro en círculos privados con lenguaje directo, llano y más verdadero. Es lo que llaman el doble lenguaje. Y también se practica entre periodistas.
Como quiera, ese otro debate seguirá, aunque sea en formas soterradas, porque es parte de un dilema permanente entre una buena cantidad de periodistas. ”Si el chayo no te corrompe agárralo”, se simplificaba hace años.
Pero hoy  nuevas formulaciones han introducido ese tema a los debates entre informadores profesionales Si el periodismo es asunto de interés público por sus aportes a la sociedad y la democracia, el Estado debiera protegerlo de amenazas (como ya se hace federalmente y en 13 entidades), financiarlo (como se hace con medios públicos y mediante convenios de publicidad legales en todo el país y todos los niveles de gobierno). 
Y, lo que pareciera una tendencia creciente es la demanda a que el Estado también tutele jurídica y económicamente a medios pequeños y periodistas con vulnerabilidades extremas por la precarización producida por un mercado aun dominado por corporativos de medios. Frente a esto hay alternativas jurídicas, económicas y de políticas públicas. Pero esa debe ser otra mirada de reportero.

* Periodista

miércoles, 3 de agosto de 2016

Nostalgias

Abracadabra
Yuri Alejandra Cárdenas Moreno

Constantemente en redes sociales me encuentro publicaciones acerca de algunas de las cosas que solíamos hacer en los años 80’s, 90’s y que ahora, con el desarrollo tecnológico, han pasado a ser obsoletas y quedado en el olvido. Asuntos como llamar a la operadora para que nos enlazara con otra línea, no poder usar la internet mientras alguien estaba usando el teléfono en casa, rebobinar los casetes usando un lapicero, guardar los trabajos en un disquete flexible, grabar nuestros programas favoritos de la televisión en un VHS o sacar un mapa de papel para orientarnos en la calle o la carretera, entre otros, son frecuentemente mencionados por internautas que recuerdan  con nostalgia las cosas más “padres” de aquellos tiempos en los que el crepé estaba de moda en los voluminosos peinados, todos intentaban realizar el “Salto de la gruya”, y escuchaban Thriller en acetatos de vinilo (y no en el disco conmemorativo por la muerte del Rey del Pop).
No puedo decir que yo soy de esas generaciones. Mi infancia y adolescencia (lapso al cual la gente llama “sus tiempos”) transcurrió entre la segunda mitad de los noventas y la primera década de los 2000. Estos siguen siendo mis tiempos. Soy una Millenial –cosa que me hace sentir un poco fuera de órbita- viví el fin del casete y la victoria de los discos compactos, el fin absoluto de la televisión blanco y negro, y la popularización de los teléfonos celulares. Soy usuaria de un Iphone, de Facebook, de Twitter, de Instagram, de Whatsapp y de Pinterest; manejo bien las computadoras, y ya no leo los periódicos en papel, sino en sus versiones digitales. Puede decirse que aunque sí conocí muchas de las peculiaridades de las dos décadas pasadas, estas no formaron por mucho tiempo parte de mi crecimiento; entonces no las extraño, aunque las recuerde con la misma curiosa nostalgia con que los otros las recuerdan.
Sin embargo, hay dos cosas de mi infancia, de mi adolescencia que extraño todos los días, y que estoy segura que usted, amable lector, también extraña como yo:
1. No tener miedo. 
Uno de los males de las generaciones actuales es el miedo. Todo nos da miedo por razones distintas. Nos da miedo salir de casa por la inseguridad, nuestros niños ya no salen a jugar a la calle por nuestro miedo a que les pase algo. Nos dan miedo el mundo porque todo nos da cáncer: tomar el sol, comer embutidos, beber sodas, usar desodorante, usar ropa sintética, comer verduras transgénicas, maquillarnos, usar el celular. Nos da miedo confiar en la gente para cualquier negocio, trato, compromiso, hasta para mantener relaciones sentimentales, porque ya nadie es de confiar, detrás de todo puede haber un fraude. Nos da miedo el futuro, porque ya no hay trabajo para nadie, porque se va a acabar el agua del planeta, porque la violencia cada vez es mayor. Y así, vivimos con miedo, y ya quedó atrás el tiempo en el que salíamos a la calle despreocupados, comíamos bien y de todo, no sufríamos de tanta obesidad y enfermedades como la diabetes y el colesterol, saludábamos a los vecinos y todos confiaban en todos porque existía la palabra y el honor. 
2. No vivir estresado.
El estrés ha existido siempre puesto que es una condición de irritación del sistema nervioso, y claro que problemas siempre ha habido en todas las épocas y las vidas humanas. Sin embargo, hoy más que nunca somos una cultura del estrés. Las ciudades se han abarrotado de más y más personas, todos con demandas y necesidades. Todo hace falta, más caminos, más alumbrado, más servicios, más transportes, más hospitales, más viviendas, más espacio, más trabajos y más sueldo. Y cuando el gobierno no logra satisfacer todas estas necesidades –sea por ineficiencia o por corrupción- las personas se frustran y se enojan, y viven con estrés, de la noche a la mañana. Estrés que probablemente antes calmábamos con los clásicos divertimentos: actividad física, cine, lecturas, música, una mejor alimentación; y que ahora tratamos de atenuar con juegos para celular, un constante uso de las redes sociales, ingesta de comida rápida y alimentos chatarra, provocándonos problemas de salud, y más estrés y más frustración. 
Por otro lado, la paciencia es clave para eliminar el estrés, y esta sociedad de lo inmediato se ha dedicado desde hace años a dinamitar el arte de la paciencia. Antes la gente sabía esperar: al cartero, a que llegara una llamada en la caseta, un telegrama, a que se cociera un alimento en el fuego de la estufa, al día siguiente para charlar con alguien, a que se rebobinara la película en la regresadora o en la videocasetera, a que acabara una canción completa en la radio para seguir grabando en la grabadora. En fin, ahora todo es “instantáneo”, “express”, “entrega inmediata”, “listo en sólo 3 minutos”, “always on-line”, “abierto las 24 horas”, “abre fácil”, con función de “auto-play”, etc. Y la gente ya no sabe esperar, no espera ni respeta los tiempos, suyos o de los demás, generando estrés colectivo, prisa y ansiedad. De eso vivimos hoy. 
Quizá haya más cosas similares que perdimos en este devenir de los años. Pero creo que el miedo y el estrés son los dos factores que nos caracterizan a los que vivimos en este siglo, sin importar nuestra nacionalidad  o condición social. Somos adultos miedosos y ansiosos. Y eso degenera en todos los problemas que nos aquejan hoy en día. 
Si tenemos una sociedad presa del miedo, los cambios sociales son casi imposibles de realizar, porque no hay fe en el futuro y por lo tanto no se invierte trabajo y energía en mejorarlo. Si tenemos una sociedad que vive estresada, el progreso va muy lento, porque no hay personas plenas que exalten el espíritu humano a través de descubrimientos y creaciones. 
La modernidad se llevó consigo el casete, y la VHS, y tal parece que eso nos preocupa más que la tranquilidad y la confianza que nos han arrebatado todos estos avances, si es que así se les puede llamar. 
Nos dieron alas, pero nos cortaron las piernas. Y nos dieron la capacidad de acelerar el tiempo, pero nos quitaron la capacidad de disfrutarlo. 

lunes, 1 de agosto de 2016

Tavata ¿nueva ideología priísta?

Sin tacto
Sergio González Levet

Ha sido un escándalo en redes y llegó hasta los medios impresos y electrónicos el bonito texto que publicó en su Facebook la funcionaria priista Tavata Calderón Heredia, en donde deja manifiesta la profundidad de su pensamiento -que expresa con un florido lenguaje- sobre un asunto que implica a las mujeres jóvenes de Veracruz.
Y bien, porque ella se ostenta, ni más ni menos, como “Subsecretaria de Mujeres Jóvenes del PRI” estatal, aunque no sé por qué proceso de elección interna llegó a tan importante posición.
Y perdonen si lo de “importante posición” parece un sarcasmo, pero lo cierto es que resulta de gran relevancia para nuestra sociedad toda dependencia, oficina, organización o agrupación que se ocupe sobre el tema de los embarazos en mujeres jóvenes, en adolescentes, en niñas… que son como un azote de Dios en nuestros días y en nuestro estado.
No sé qué estudios tenga la señora Tavata. No alcanzo a determinar si, como es usual en los nuevos tecnócratas priistas que ahora dominan el partido a nivel nacional, ella ha hecho estudios en el extranjero y tiene alguna maestría o doctorado sobre el tema en alguna universidad de prestigio internacional.
Pero sí es indudable su emoción ante el tema, el apasionamiento intelectual con el que lo aborda, al grado que le rebasa el intelecto y deja que el corazón (y la lengua) se manifiesten en toda su extensión.
Vean lo que puso -con perdón de ciertas altisonancias, muy en boga entre nuestras mujeres jóvenes actuales, como ella-:
“TODAS LAS QUE ANDAN LOQUEANDO Y DANDO LAS NALGAS”, TENER “TANTITA PUTA. MADRE PARA EVITAR QUEDAR EMBARAZADA SI NO LO DESEAS” PARA NO CONVERTIRSE “EN ASESINA SOLO POR LA CALENTURA DE UN RATO”.
Es tal su preocupación, que hasta la sintaxis más primaria olvida, pero un buen lector puede entresacar de esas oraciones mal construidas algún contenido comprensible y entender que ella está dando consejos de oro a sus iguales, como corresponde a toda una funcionaria de un partido que tiene como divisa: la “Democracia y conciencia social”.
Todo lo que Tavata puede ser inconsciente con la gramática lo es en antónimo con su exhortación a que las mujeres se cuiden.
En esta otra pieza que también hizo pública, la subsecretaria priista insiste sobre el tema y extiende su recomendación a las mujeres de todas las edades, ya no solamente a las adolescentes, sino a, válgame Dios, “las que andan loqueando y dando las nalgas a quien sea”. Hay que ver la cita completa porque no tiene pierde:
“Es cierto no se necesita una relación ‘formal’ para sostener relaciones sexuales con alguien, lo que se necesita es tantita puta madre para evitar quedar embarazada sino lo deseas, y no hablo sobre niñas adolescentes nada más sino de todas las que andan loqueando y dando las nalgas a quien sea, sin siquiera cuidarse y que traen hijos al mundo a sufrir, sin la mínima disposición de amarles y de forjarse una responsabilidad para mantenerlos y criarlos.”
Frutos de los nuevos tiempos… el partido hecho oposición por primera vez en Veracruz… el pensamiento profundo pero accesible… ¿el nuevo PRI que se nos avecina?
sglevet@gmail.com
Twitter: @sglevet
Facebook.com/sglevet
www.journalveracruz.com

miércoles, 27 de julio de 2016

Tiempos violentos

TIERRA DE BABEL
Jorge Arturo Rodríguez

Tal parece que estamos viviendo tiempos violentos (¿ya vieron la película Pulp Fiction, dirigida por Quentin Tarantino), por todos lados huele a pólvora, a desquiciamiento, a muerte, como que vamos derechito a la destrucción de la humanidad o lo que queda de ella. Apestamos (¿ya leyeron la novela La peste, de Albert Camus?) y no hacemos nada para asearnos, nos vamos yendo día a día sin mirarnos siquiera el uno al otro puesto que ni siquiera nos miramos a nosotros mismos. Hay un abandono y muchos “me vale madres tu vida mientras yo y los míos estemos con vida”. Claro, están las excepciones, pocas pero ahí están. ¿Qué sería el mundo sin ellas?

         Dicen que en México, “los homicidios reportaron un aumento del 16 por ciento en el primer semestre de este año en comparación con el mismo periodo de 2015, de acuerdo con la organización Semáforo Delictivo. En la presentación del mapa de la violencia en el país, la ONG informó que los tres delitos que van a la alza en el año son: robo de auto, homicidio y violación. También detalló que la incidencia de grupos del crimen organizado creció…” (sinembargo.mx).

         Para nadie es desconocido que la violencia se está apoderando de cada rincón del país, es como una maléfica enredadera, por decirlo de manera desatinadamente poética, qué caray, pero hay que reírnos, mofarnos un poco de nosotros mismos. La muerte tiene permiso, ¿verdad, Edmundo Valadés?

         Y sucede aquí y en Japón, con o sin guerra declarada. Ya saben que hace unos días hubo una masacre en el país nipón, ya ni se diga en Estados Unidos, por no mencionar a México donde la muerte no sólo tiene permiso sino que tal parece la obligación de hacer de las suyas.

         Pero a veces pienso que mucho de lo que sucede en este país del chile y del nopal –nopales que somos- quizás sea inducido –una cortinota de humo violento-, tan sólo para ir vendiendo poco a poco a México, pos ya ven que la iniciativa privada depredadora está en todas partes, en el sector energético, de telecomunicaciones, agropecuario, educativo… “Abren mercado de gas natural; Pemex cede al 70% de sus contratos”, cabecea el diario La Jornada.

         Pronto gritaremos: “¡México, sumido, otra vez será vendido!” Si Santa Anna viviera, bueno, si resucitara, se volvería  a morir -¡tanta indiferencia!-, sin antes decir: “¡Cabrones, déjenme algo!”

Los días y los temas

En una entrevista publicada en El Universal el pasado 7 de junio, el entonces candidato y ahora gobernador electo de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, a la pregunta “El PAN gana siete gubernaturas, ¿es el primer paso para recuperar la Presidencia de la República?”, contestó: “— Estoy seguro que fortalece muchísimo y debilita totalmente al PRI. El PAN queda muy bien posicionado para 2018, pero para mí la prioridad es gobernar bien Veracruz, yo no voy a estar pensando en qué va a pasar en 2018, estoy pensando en lo que va a pasar en Veracruz a partir de hoy... que ya estamos trabajando”. ¡Ajá! Seguiremos recordando…

         Desde este espacio, mis sinceras y afectuosas felicitaciones a Vicky Hernández por cumplir un año más de vida; que Dios la bendiga a ella y los suyos, y realice sus deseos. Por cierto, mi reconocimiento por la excelente labor al frente de la Coordinación de Comunicación Social de la LXIII Legislatura del Congreso de Veracruz. Vaya, de diez y más.

De cinismo y anexas

De Alejandro Jodorowsky: “Luchamos por la libertad de expresión en un mundo donde no hay libertad de pensamiento”.

El campo envejece en Veracruz

JORNADA HUASTECA
LIVIA DÍAZ

ENVEJECEN LOS PRODUCTORES DEL CAMPO
Livia Díaz
Acudió a Xalapa el líder agrario Salomón Faz Sánchez a la toma de protesta de los líderes de rama de la Confederación Nacional de Propietarios Rurales.
El cambio de dirigencias nacionales se dió, diciendo, que no existe más la CNPR sino que acordaron unirse para retomarla como Federación.
Luego explicó que como tal está publicado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos desde hace 70 años, y en ese contexto, con el presidente nacional Federico Sánchez Reyes tomó protesta a los nuevos líderes por ramas, que son casi todos jóvenes. 
Allí se dijo ahora sólo el 3 por ciento de los pequeños productores del estado de Veracruz tienen de 18 a 31 años, por lo que no se envejece en la actividad.
Víctor Naim Montero Canaan, delegado estatal, informó que lo mismo se refleja en estadísticas pues, según INEGI, el 60 por ciento de los productores superan los 60 años.
En 1990, los que recibieron certificados de propiedad agraria tenían 51 años en promedio. Actualmente tienen unos 75.

NO EXISTE SEGURO POR ROBO DE GANADO
Uno que tomó protesta, el presidente de la asociación ganadera de Sayula de Alemán, Gonzalo Estanislao Aguilar, dijo en entrevista que en el mercado no existe tal cosa como seguro por robo de ganado. Los pagos que cubren a los productores, son por enfermedades o siniestros pero la forma más común de pérdida del patrimonio no está contemplada.
En ese municipio de la región Olmeca, según Estanislao Aguilar la delincuencia está imparable, o "los pelan" roban al animal destazándolo in situ o de plano llegan con un Thorton y levantan 15 a 20 animales en un momento.
Sí se denuncian las situaciones, pero con la nueva ley -supone- los dejan salir y después, cuando piden explicaciones, les dicen que habían denunciado "fuera de tiempo, que no se completó el expediente o por falta de pruebas."
Así "al otro día los sueltan" y por eso pasa seguido, y por eso ningún ganado está seguro.

ABREN LA PUERTA A LOS JÓVENES
La líder estatal femenil  Verónica Aguirre Lili, que se dedica a sembrar caña de azúcar en La Cuenca del Palaloapan, piensa que deben aprovechar el momento. Se dedica a la CNPR como representante de las mujeres jóvenes hace unos meses y da cuenta que el campo ya no rinde como antes en dinero y que ya no es "respetado" tampoco.
Como tal habló de lo que fue para su abuelo y a su padre. Ellos hacían producir una hectárea, ahora hay que sembrar muchas (hectáreas) para generar un beneficio o ganancia semejante; no obstante que se cuenta con tecnologías y programas de apoyo rural con que dar lo mismo con menos esfuerzo financiero y técnico. En esto último convoca a las mujeres y promueve el conocimiento, porque considera que es la ignorancia la que provoca que una campesina se ponga a regar manualmente el líquido fertilizante, cargando los tanques en su propia espalda y usando sus manos, cuando ya existen tecnologías para hacer lo mismo sin exponerse y sin inversión, acudiendo a las ventanillas de las instituciones pertinentes.
@editorahuasteca

martes, 12 de julio de 2016

Los maestros y nosotros

Para todos los maestros de México que están allá afuera en las calles.
 También para mis maestros en todas las épocas. 
Gracias por todo, no se rindan.

Yuri Alejandra Cárdenas Moreno

Probablemente ya no hay nadie en este país que no esté enterado parcial o totalmente del conflicto entre los maestros y el gobierno federal. El trágico escenario de policías y maestros peleando brutalmente en las calles nos habla de la avanzada descomposición social y política por la que atraviesa nuestro país. Y es que se le mire por donde se le mire, este conflicto debería tratarse de todo, menos de violencia física. 
Voces hay a favor y voces hay en contra: a favor de los maestros, a favor de la Reforma Educativa, en contra de los maestros, en contra de la respuesta del gobierno de Enrique Peña Nieto. Y como siempre, las batallas libradas en la calle son llevadas también a la “Aldea Global” del internet, donde furiosos adversarios anónimos pelean, se insultan y critican, y comparten toda clase de publicidades que apoyen su postura para burlarse de sus contrarios.  
Retomo quizá el argumento de mi publicación anterior, al señalar la eterna disputa clasista entre “fresas y chairos”, pero en este caso, incluso esa justa pasa a segundo plano, creo yo, ante la breve y humilde reflexión que quiero compartir a continuación con quien generosamente me lea. 
Quien se ha tomado la molestia de leer o  investigar a fondo sobre la Reforma Educativa, sabe que si bien no se trata de un plan maligno para destruir el mundo, es un proyecto quimérico en un país donde la corrupción, el atraso y la incultura son el pan de cada día. 
Maestros que toda su vida llevaron a cabo un método de entrega de sus materiales y programas de estudio, que hacían lo que podían con lo que tenían a la mano, de la noche a la mañana fueron sometidos a pruebas y métodos de entrega electrónicos, a evaluaciones con parámetros desconocidos para ellos, que provocaron confusión y en más de un caso fueron la causa de la suspensión del profesor en cuestión. 
Hasta ahí una primera postura muy legítima si hablamos particularmente de la injusticia cometida contra  esos profes trabajadores, “chapados a la antigua” si queremos, pero que estaban ahí todos los días trabajando para educar a sus estudiantes, sin importar lo lejos que estuviera la escuela o lo difícil que fuera su entorno. 
Pero también tenemos los casos de algunos miembros del magisterio (no todos), que ni siquiera daban clases, que usaban la plaza magisterial como aviaduría o como herencia para sus hijos (merecida o no), o que no se esforzaban en lo más mínimo en ayudar a los alumnos a formarse, que sólo estaban ahí para cobrar por no hacer nada.
Hasta ahí la postura que critica las protestas de maestros, que las ven como pretexto de un montón de gente floja que no quiere perder un sueldo no trabajado, para seguir comiendo del sistema con el dinero de los mexicanos.
Ambas posturas son válidas si, Y SOLO SI, no son usadas para definir el movimiento magisterial en su totalidad. No podemos decir que los maestros que están ahí afuera en las calles son unos vándalos inútiles, pero tampoco diremos que todos y cada uno de ellos son maestros ejemplares. 
En todo caso, son mexicanos que fueron arrebatados de su empleo, de su fuente de ingreso, con la que sostienen sus casas, con la que alimentan a sus hijos. Y eso, definitivamente no puede ser un motivo de celebración. 
Las reformas de Peña Nieto se pintan de progresistas y modernas. Lo son, sí, pero sólo si fuesen aplicada s en países de primer mundo como Alemania, Suecia o Francia. 
Aquí en México, donde muchas escuelas tienen techo de lámina, no tienen drenaje, ni luz eléctrica, ni pupitres, ni  pizarrones. Aquí en México, donde muchos niños llegan a clases sin comer porque sus padres no tienen qué darles, donde muchos niños están desnutridos, son golpeados, tienen que trabajar en las tardes para comer. Aquí en México, primero se tienen que resolver los problemas de fondo para poder aplicar las modernas reformas del Señor Presidente. 
Quizá pensamos que es falta del maestro que no quiere entrar en la modernidad, que se rehúsa a tomar una computadora, que aún quiere usar métodos de memoria con sus estudiantes, que se resiste al cambio. Pero creo que no nos ponemos a pensar que en muchísimos casos los maestros tienen que ir en lancha y en burro y a caballo para acceder a las regiones más agrestes donde hay una escuelita rural que no tiene wi-fi ni cafés internet. No pensamos en los maestros que tienen alumnos indígenas que no hablan bien el español, o que tienen padres que no quieren que vayan a la escuela. No pensamos en los maestros que por las tardes o las noches no descansan como todos los trabajadores porque tienen que corregir exámenes, revisar tareas, planear las clases del día siguiente, preparar sus expedientes de evaluación para los supervisores de área, dibujar el bendito periódico mural de la primavera, hacer flores de papel, pensar una coreografía o un poema grupal para el acto cívico, comprar lápices y un cuaderno para Juanito que no tiene dinero ni para eso, reunirse con la mamá de Pedrito que lo manda a la escuela sin bañar. 
Se nos olvida que alguna vez fuimos niños y tuvimos maestros, maestros buenos, maestros barcos, maestros inolvidables, que nos hicieron ser lo que hoy somos, para bien o para mal. Y hoy, un gobierno de niños mimados e incultos, de pésimos administradores, de juniors de pacotilla, viene a decirles cómo hacer su trabajo, a ponerles pruebas digitales en servidores mal programados -error 404- , a preguntarles, en casos verídicos, sobre materias que ellos ni siquiera imparten, y con el pretexto de que están mal preparados quitarles todo lo que tienen –sueldo, prestaciones, antigüedad, jubilación, dignidad de paso-. 
Vamos a poner un ejemplo: ¿Qué haríamos, nosotros los Godínez de México, burócratas de hora-nalga, los que tenemos FB y lo usamos para insultar toda la mañana a los “chairos manifestantes”, qué haríamos, si un día llegara una comisión evaluadora a verificar que nuestros estudios son compatibles con nuestros puestos, que nuestros sueldos no estén inflados, que nuestras capacidades se correspondan con nuestro empleo? El 80%, si no es que más, se iría a la calle por ser inadecuados para la administración pública. 
Y una vez que nos viéramos en la calle, sin trabajo, sin dinero, sin futuro, ¿nos iríamos a nuestras casas como buenos niños a esperar que el Presidente nos salvase? ¿Diríamos con voz de comercial de detergente: “¡No importa! ¡Todo sea por el progreso! Hay que trabajar todos juntos”?
Yo creo que no. Creo que nos enfadaríamos, porque aunque no seamos los mejor capacitados, hacemos lo que podemos, con lo que hay, en el país que nos tocó para vivir. Y eso es válido, es entendible. ¿O no?
Se me hace ridículo pensar que los maestros están ahí porque quieren, porque les gusta estar ahí, porque les gusta el desorden y la violencia. Yo creo que ellos preferirían estar en su salón de clases, bonito o feo, con o sin techo, enseñándole a nuestros hijos, hermanitos, sobrinos o nietos, una lección de matemáticas o de español. Porque ¿a quién diablos le gustaría más estar horas bajo el inclemente sol en medio de una carretera bloqueando el paso de los automóviles que los insultan, defendiéndose de los policías que los tratan de quitar por la fuerza, golpeándolos como si todos sus años de estudio sólo sirvieran para eso. 
Pero somos cómodos, nos sentamos frente a la computadora, frente a la televisión o el teléfono inteligente, y criticamos, y blasfemamos, y nos burlamos de esos “chairos”. 
¿Qué no me pongo a pensar en los líderes sindicales y sus mafias? Claro que sí, pero les recuerdo que los que perdieron su empleo no son ellos, pero ellos si son los que obligan a todos los trabajadores afiliados a pagar cuotas y a seguir los lineamientos políticos de la Coordinadora si no quieren ser despedidos. Ellos no son distintos a los funcionarios de gobierno de los que tanto nos quejamos. Y ¿acaso nosotros pensamos que todos y cada uno de los empleados de gobierno son unos miserables ladrones? Pues no, no es lo mismo el Gobernador del Estado que “don Vicente” el que saca las copias y opera el conmutador. Y en el caso de los maestros aplica la misma norma.
Por otra parte, hay un elemento que nadie se detiene a ver, o que nadie quiere ver, mejor dicho. ¿En dónde es que se suscitan estos enfrentamientos de maestros? Pues en Oaxaca, Chiapas y Guerrero principalmente. Y yo pregunto ¿son estos tres estados los más boyantes y ricos del país, dónde no hay pretexto para que los habitantes se quejen de los sueldos y las condiciones de vida en las que se desempeñan? Ja ja ja y más ja. 
Chiapas, Oaxaca, Guerrero, los tres huerfanitos pobres del cuento. Tres entidades sumidas desde toda la vida en la pobreza extrema, el atraso, y sobre todo, el olvido. Y quizá, ser maestro en una escuela pública o rural, en cualquiera de estos lugares, no es el sueño de todo mexicano. 
No podemos cerrar los ojos y pensar que todo es como los medios nos dicen que son. En este país no hay maestros mal preparados, sólo hay maestros mexicanos, crecidos en el sistema obsoleto y corrupto en el que les tocó crecer, practicantes de las mismas prácticas que todos, sí, todos llevamos a cabo en nuestra vida profesional. Y todos, no sólo ellos, corremos el riesgo de que estas nuevas administraciones nos digan un día que no les servimos y nos den “las gracias”.
¿Y qué nos toca hacer? Pues apoyarnos como ciudadanos que somos. Informarnos para que no nos cuenten como es la cosa, vernos en los ojos del que lucha, y ponernos en sus zapatos aunque sea un ratito. Si lo nuestro no es apoyar activamente, por lo menos respetar, callar, y con eso ganarnos el derecho a ser oídos, respetados y apoyados el día que a nosotros nos toque ser víctimas de una injusticia.
A lo mejor los bloqueos nos perjudican e nuestro día a día, la falta de clases en las escuelas perjudican a los niños,  los enfrentamientos perjudican a los comerciantes, pero de eso ¿quién tiene la culpa? ¿Quién lo dejó escalar hasta ese nivel? ¿Quién no hizo nada teniendo el poder en sus manos? ¿Quién prefirió usar el cinismo y la fuerza pública en vez del diálogo y las soluciones alternativas? Ya sabemos quién. Pero no nos damos cuenta de que ese villano precisamente está usándonos para ganar la contienda. Nos pone los unos contra los otros para salirse con la suya, y nosotros, al pensar que lo tenemos todo y que los “violentos” nos los quieren arruinar, les estamos haciendo el juego, como ratitas de laboratorio.
No hay peor pueblo que el que no se respeta a sí mismo. En el que todos los hermanos se muerden entre sí, no se interesan el uno en el  otro, cada quien viendo por sí mismo como la ley de la selva. 
No se trata de si somos de derecha o de izquierda, de si nuestro partido es el PRI o Morena, se trata de vernos como una sola sociedad, no como enemigos. 
Hoy los maestros son golpeados y vapuleados, mañana los médicos, después los jubilados, y entonces qué, ¿vamos a esperar de brazos cruzados a que otra vez sean masacrados los estudiantes, como en el 68? No conviene darle demasiado tiempo el garrote a un gobernante inepto, porque no sabemos si un día lo va a usar para darnos a todos parejo. Y eso ya no nos va a gustar.

Meade, el bueno

Sin tacto
Sergio González Levet

Y no me refiero a la bondad que pueda mostrar en su persona el actual Secretario de Desarrollo Social, sino a que se está colocando como el aspirante más viable a terminar como candidato del PRI,entre los cercanos al presidente Peña, para la elección de 2018.
Se sabe que son un grupo compacto, poderoso; que comparten varias características, como que la mayoría estuvieron en el ITAM, que tienen estudios de posgrado en el extranjero, que se sienten muy cosmopolitas, que trabajaron en el Gobierno del Estado de México.
Luis Videgaray Caso ha sido el más visible de ellos, el de mayor confianza presidencial, el primer delfín… pero… pero las terribles condiciones financieras del mundo y del país, añadidas a su impopular manejo de las finanzas nacionales, lo dejan convertido en un pésimo candidato.
Poco podría hacer el malquerido Secretario de Hacienda -el que alza y cobra los impuestos, el que eleva el precio de las gasolinas, el que hace los recortes al gasto público-ante la simpatía galopante que trae Andrés Manuel López Obrador y la buena impresión que causa Margarita Zavala entre la población abierta, sobre todo las mujeres, que son mayoría en México.
Aurelio Nuño Mayer, pese a su juventud, posee una enorme inteligencia y goza de la confianza y el afecto de Enrique Peña Nieto. Sin embargo, no obstante los inmejorables y experimentados asesores que tiene, y el apoyo del grupo de Carlos Salinas de Gortari, el enfrentamiento con la CNTE -al que le ha entrado con toda la valentía y lealtad a su jefe- ha mermado sus condiciones de aspirante a la candidatura tricolor (no por nada el Peje astutamente se inclinó a apoyar a la Coordinadora en este movimiento, en una jugada de viejo zorro para mermar a ANM).
Así que en el círculo rojo queda José Antonio Meade Kuribreña, cuyo caso es bastante singular en la política mexicana. Ha ocupado la titularidad de cuatro secretarías de Estado diferentes, y además dos de ellas con un presidente panista y las otras dos con un priista. Con Felipe Calderón fue inicialmente Secretario de Energía y después Secretario de Hacienda y Crédito Público. Y con Enrique Pena Nieto empezó como Secretario de Relaciones Exteriores y ahora lo es de Desarrollo Social. Estudió Economía en el ITAM, Derecho en la UNAM, tiene un doctorado en la prestigiosa Universidad de Yale, y demostró una gran capacidad académica, con calificaciones sobresalientes.
La posibilidad de que sea el candidato se fortaleció cuando el Presidente lo mandó al frente de la Sedesol, una dependencia muy a modo para crear popularidad, porque es la que se encarga de otorgar apoyos a las clases necesitadas, que son las mayoritarias y las más maleables, electoralmente hablando.
En su papel de Secretario de Desarrollo Social, Meade ha comenzado una gira de posicionamiento por todo el país, que arrancó hace unos cuantos días en Veracruz, en Pánuco, al lado de su gran amigo, el senador veracruzano José Yunes Zorrilla.
Si cuaja su imagen entre las masas, ya tendremos al seguro abanderado tricolor para dar la pelea contra Morena y la alianza PAN-PRD.
Y si no, pues queda el plan B de hacer un enroque entre los secretarios de Hacienda y Sedesol. Y empezar una nueva historia.
¿O no?

sglevet@gmail.com
Twitter: @sglevet
Facebook.com/sglevet
www.journalveracruz.com

Tira PGR el blindaje de Duarte

Álvaro Belín Andrade
Hora Libre

Debieron ser muchos los mensajes privados enviados al gobernador Javier Duarte de Ochoa para que evitara usar al Congreso local para hacer leyes a su medida, reformas constitucionales pensadas en su exclusivo beneficio personal. Los desoyó. Continuó tratando de utilizar a diputados entreguistas, más preocupados por su cartera que por defender a los veracruzanos.

Luego, desde el CEN del PRI le hicieron un extrañamiento público sobre el tema de armar una ley anticorrupción y el nombramiento de un fiscal a modo, anclado por años, para defenderle, señalándole que si bien podría ser legal, no era ético. El llamado de la presidenta nacional priista, Carolina Monroy del Mazo, tuvo efecto en diputados locales que entendieron la gravedad de someterse a los designios de quien se va y ello impidió que las iniciativas tuvieran la mayoría calificada para su aprobación.

Pese a que en sucesivas sesiones del Congreso se tuvo que hacer a un lado el tema por falta de respaldo, las iniciativas se mantenían en el caldero, mientras se buscaba convencer –a golpe de cañonazos económicos– a diputados que pudieran dar el número necesario para lograr mayoría calificada. Pero el tiempo suele ser vengativo.

Muchos actores políticos, incluido el gobernador elector Miguel Ángel Yunes Linares, invocaron el uso del autoritarismo del viejo modelo del PRI, aquel que permitía (o soliviantaba) la caída de un gobierno estatal por órdenes del Presidente de la República, para evitar que el blindaje buscado por Duarte se hiciera realidad. La Presidencia de la República respondió a quienes lo solicitaron que la ley no le otorgaba esa facultad, en razón del federalismo y la autonomía de los poderes estatales.

Este lunes, sin embargo, la Procuraduría General de la República (PGR) presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) acciones de inconstitucionalidad en contra de los congresos de Quintana Roo y Veracruz, para evitar la violación de los principios del Sistema Nacional Anticorrupción con reformas que aprobaron recientemente, y que la oposición ha denominado como “blindaje” para los gobernadores salientes, Roberto Borge y Javier Duarte.

Y fue muy claro el vocero del gobierno federal, Eduardo Sánchez. En una conferencia de prensa realizada en la Ciudad de México, en que también estuvo presente Salvador Sandoval Silva, subprocurador Jurídico y de Asuntos Jurídicos de la PGR, Eduardo Sánchez señaló que no hay cabida “para legislaciones locales a modo”, y que ninguna institución o servidor público puede estar al margen de la ley.

En la conferencia se dijo que los gobernadores de Veracruz y Quintana Roo no pueden hacer nombramientos de funcionarios en materia anticorrupción, de contralores, magistrados o fiscales anticorrupción, porque de ese modo se generaría “inseguridad jurídica”.

De un solo tajo, el gobierno federal echaba abajo la ley anticorrupción, el intento de nombrar un fiscal en la materia, la creación de una sala del Tribunal Superior de Justicia para el combate a la corrupción y el nombramiento de tres magistrados, cuya terna estaba compuesta por gente identificada con el PRI y el gobernador saliente e, incluso, con personajes famosos por haber dispuesto del dinero público, como el caso de la exalcaldesa de Minatitlán, Guadalupe Porras David, acusada de malversar más de 100 millones de pesos del ayuntamiento sureño.

Frenar el abuso del poder, no propiciarlo

Salvador Sandoval Silva explicó que la reforma constitucional de mayo de 2015, aprobada por el Congreso de la Unión, previó dos cuestiones que impiden tanto al gobernador de Veracruz, como al de Quintana Roo, Roberto Borge, realizar cambios legislativos en la materia:

“Primero: que los Estados deben esperar a la expedición de las leyes generales a efecto de que sus sistemas locales anticorrupción se ajusten al Sistema Nacional. Segundo: que hasta que eso ocurra, las leyes de responsabilidad administrativa y de fiscalización de las entidades federativas, continuarán en vigor”.

Por lo visto, los asesores jurídicos de ambos gobiernos estatales (Veracruz y Quintana Roo), acusados de actos de corrupción a escalas extremadamente graves y amenazados por los gobernadores que habrán de sustituirles el 1 de diciembre, no contemplaron esas condiciones y, a pesar de ellas, según Sandoval Silva, sus Congresos “han aprobado diversas reformas y realizado diversos actos que no son acordes al sentido y fin de la reforma constitucional del 27 de mayo de 2015, que tuvo como objetivo concretar un sistema de mecanismos que permitan frenar el abuso del poder, no propiciarlo”.

Ante ello, añadió, se promovió la acción de inconstitucionalidad, para que la SCJN analice las reformas aprobadas por los congresos locales, y “advierta que las entidades federativas mencionadas, carecen de facultades para crear sus Sistemas Locales Anticorrupción sin que se hayan publicado las leyes generales correspondientes y, lo que es más, que se advierta que no pueden hacer nombramientos de funcionarios en dichas materias”.

El mensaje ya no deja ni dudas ni capacidad de movimiento para ambos gobernadores. Ninguno puede argumentar ignorancia de las leyes federales, y aunque en Quintana Roo se logró incluso el nombramiento del fiscal anticorrupción, este será echado abajo mediante la acción de inconstitucionalidad.

Lo quieren fuera… ya

La misma mañana del lunes, el gobernador Javier Duarte de Ochoa anunció por medio de su cuenta de Twitter que había cancelado sus iniciativas. En su primer mensaje, señala: “De acuerdo con la @Presidencia MX los miembros de la terna a Magistrados Anticorrupción han declinado y no enviare ninguna otra propuesta”. El segundo: “Exhorto a la Comisión de Procuración de Justicia de la @LegisVer declarar desierta la convocatoria para nombrar Fiscal Anticorrupción”.

Falta ver si deroga la ley anticorrupción, que sí fue aprobada, aunque legalmente está impedido hasta en tanto no se hayan publicado las leyes generales correspondientes, aprobadas por el Congreso de la Unión.

Por lo pronto, Javier Duarte de Ochoa ha llegado a límites políticos inconcebibles, en el marco de una guerra sin cuartel contra todos los grupos opuestos, incluidos los de su partido, lo que entre otras cosas permitió su derrota por primera vez en las últimas ocho décadas.

La reacción del excandidato priista a Gobernador, Héctor Yunes Landa, ha sido considerada como la más dura de entre todas las que este lunes se manifestaron luego de este anuncio del gobierno de Enrique Peña Nieto. Yunes Landa exigió a Duarte que, por dignidad, “solicite licencia para separarse de manera definitiva del cargo de gobernador”.

Entre otras cosas, le acusa de orientar un esfuerzo irracional “por lastimar a la sociedad a través de quebrar al estado, pervertir el proceso legal, coaccionar a legisladores, suprimir en los hechos la división de poderes y destruir a la administración pública”.

miércoles, 29 de junio de 2016

Nosotros los ricos, ustedes los chairos

De Interés Público
Yuri Cárdenas Moreno

Leí en redes sociales hace unos minutos la carta que Francisco Martín Moreno dirige a Andrés Manuel López Obrador. Don Francisco comienza mostrándose parcialmente de acuerdo con los postulados del dirigente de Morena, “¿quién no quiere que las cosas mejoren?”, acto seguido, lo que comienza a ser una crítica de sus métodos, de repente cambia, y aunque sea totalmente válido que el escritor no comulgue con el punto de vista de Obrador, su carta se transforma en una lista de reproches e insultos separados por comas- “Inadaptado, Pendenciero, Pandillero”- , de aseveraciones que no son ciertas- “vives como rico” “quieres frenar la inversión extranjera”-, y repeticiones de algunas famosas frases de campaña como “Eres un peligro”; y las palabras del señor dejan de ser suyas, se nota que la voz de alguien más enojado que él, alguien detrás de él, habla por él. Y yo me pregunto: ¿Cuánto le habrán pagado al afamado pseudo historiador de best sellers para escribir una carta tan pero tan resentida, tan burda para un escritor tan “culto”? Y que conste que no dije que no tenga derecho a discrepar.

Sin embargo, este texto ni siquiera intenta versar sobre la opinión patrocinada del señor Francisco Martin Moreno. No. Algo más de esa publicación fue lo que me motivó a escribir y compartir mis pensamientos después de casi 3 años de no hacerlo.

Los comentarios seguidos de la publicación en Facebook, hervían entre insultos y elogios a las palabras del escritor, pero eso es normal, es bueno, que haya debate, que haya diversidad de opiniones sobre qué proyecto es mejor que otro, sin embargo, no es un debate del todo válido cuando surgen palabras como “nacos” o “morenacos”, “chairos”, “huevones”, “pinches pobres”, “revoltosos”, entre otras mucho peores.

En primer lugar, estoy casi segura de que los que aplauden a Francisco Martin Moreno, no han leído un sólo libro del señor en toda su vida y por lo tanto no saben que él hace libros sobre la historia de México que se venden como pan caliente en los Sanborn’s de todo el país. Con la facilidad con que se hornea un pastel, él publica y publica tomos en los que señala a la iglesia, señala a los sindicatos, señala a los personajes negros de la historia del México decimonónico, pero siempre se olvida de señalar a la clase que hoy nos gobierna, ¿casualidad? ¿O acaso defiende al papá gobierno que le ha dado cobijo entre sus filas durante toda su vida como funcionario público?

Y en segundo lugar, no, no soy de las que piensan que Obrador es un mesías, venido a la Tierra a salvarnos del Apocalipsis, yo sí vote por Obrador, pero no por las razones que todos ya empiezan a imaginar.

Yo sólo creo que a este país le hace falta probar la alternancia, madurar de una buena vez y aprender que al Estado lo sostenemos nosotros, no la clase gobernante.

Que si los priistas roban, pues se van al diablo, y si los panistas roban, también se van, y si los de Morena tampoco nos responden, pues al carajo también. Ensayo y error, hasta que las cosas y los actores se vean forzados a cambiar. Hasta que ejerzamos nuestra soberana autoridad sobre quien nos gobierna, y no al revés.

Leer comentarios de personas mexicanas llamando “chairos mugrosos” a otras personas mexicanas me hiela la sangre. Ver como los jóvenes que tienen un poco más de dinero humillan a los que no lo tienen, distinguen tonos de piel, acentos, códigos postales y hasta olores, me hace sentir que vivo en el infierno, entre demonios. ¿Qué diablos nos creemos? ¿Por qué somos mejores unos que otros? ¿Porque tenemos un coche? ¿Porque vamos al gimnasio y tomamos una selfie para subirla a nuestro Instagram? ¿Porque para entrar a nuestra casa hay que pasar por un filtro de seguridad privada? ¿Eso realmente es ser mejor que alguien que vive en una casa de techo de lámina?

Es patético, realmente triste, ver que la clase media y media baja, que es la clase que más acceso tiene a la información y a la acción social, sea una clase de aspiracionistas frustrados, que no se aceptan, que se endeudan hasta el cuello para comprar cosas que los hagan parecer mejores, que escupen a la izquierda porque “es de nacos”, como si ellos no fueran lamentables usando copias baratas de prendas de marca y fingiendo ante todos que son auténticas, haciéndose un corte de cabello que no les favorece sólo porque es el que usan todos, adorando a los mirreyes y las ladys, y riéndose a carcajadas con películas como ¿Qué culpa tiene el niño?, porque se burlan de la clase “apestosa y corriente”, que no son ellos, porque ellos son “más blanquitos que el barrendero” y jamás harían las “chairadas” que esa gente hace.

Y no se dan cuenta de que toooda su mediocridad, toooda su frustración, y sus ataques ponzoñosos vienen de la impotencia, de la imposibilidad que todos tenemos en este país de vivir una vida digna, en un lugar digno, donde todos nos sintamos escuchados, protegidos y completos.

Un país que seguimos dejando día tras día en manos de aves de rapiña, predadores que abusan de nosotros, y nosotros lamemos la yunta, aplaudimos a nuestro presidente por sus magníficas reformas; reformas llevadas a cabo en un país lleno de atrasos y corrupción, que no sirven si todo el sistema está podrido.

Pero como no se informan, como no leen, no estudian, creen que Paulo Coehlo es literatura seria, que la política es igual que en la serie House of Cards y guían su opinión por lo que leen en Reforma y ven en los noticieros de Televisa, o peor, por los memes y publicaciones que les llegan a sus redes sociales de páginas patéticas como “El Puma Capitalista”, entonces mal opinan, y critican e insultan, y no se ven en el espejo, vueltos “orcos”, vueltos los malos, los culpables de todo.

La peor clase que puede haber, es la que siendo esclava, alaba las cadenas.

No se trata de Obrador, o de Anaya, o de Zavala o de Beltrones, nunca se ha tratado de ellos, se trata de nosotros, de que los veamos a ellos como herramientas para obtener lo que necesitamos, lo que hace falta para crecer.

Mientras sigamos siendo “Los Olvidados”, “Los de Abajo”, “Los Agachados”, “Los Vencidos”, “Los conquistados”, o peor, “Nosotros los ricos, ustedes los pobres”, y toda esa basura que hemos heredado con los siglos, nuestro sentimiento de inferioridad y de autodesprecio jamás va a desaparecer.

Y eso es lo que les estamos heredando a los niños: el odio y el insulto a los pobres, el servilismo y la adulación a los ricos y corruptos; y la autonegación en pos de un estereotipo que sólo existe en nuestras series de televisión y películas favoritas.

Espero no herir susceptibilidades, pero leer algunos comentarios que vienen de la más profunda ignorancia en los espacios públicos me enferma, me entristece.

Y aunque escribir aquí a veces es como lanzar una pluma al viento, supongo que es el espacio que tengo como habitante de este siglo para que mis palabras lleguen a un par de ojos o dos, con la ingenua esperanza de que al menos una reflexión sincera nazca de ellas.